Hoy es la Solemnidad de la Asunción de la Virgen María, madre y modelo para todo cristiano
2023-08-15 07:37:54 AM
“La Santísima Virgen María, cumplido el curso de su vida terrena, fue llevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo, en donde ella participa ya en la gloria de la resurrección de su Hijo, anticipando la resurrección de todos los miembros de su cuerpo (CEC 974)”. De esta manera, recuerda el Catecismo, María asunta ha sido hecha signo viviente de la promesa cumplida, en adelanto y estímulo para quienes esperan en Dios.
Hoy es la Solemnidad de la Asunción de la Virgen María, madre y modelo para todo cristiano

Es por estas razones que la Asunción debe ser celebrada. Creer en esta constituye una respuesta auténtica a la invitación amorosa que Dios nos hace desde toda la eternidad a participar de su vida íntima. Es necesario, por lo tanto, reparar en la importancia de María dentro del plan de salvación y acoger una verdad (dogma mariano) cuyo carácter es y central para la salvación. La Madre elevada a las alturas, cerca de la Trinidad, permite avizorar la gran meta a la que aspira todo cristiano.

Dios en su infinita benevolencia

“La Inmaculada siempre Virgen María, Madre de Dios, terminado el curso de su vida terrena, fue llevada en cuerpo y alma a la gloria celestial”.

Estas líneas pertenecen a la Constitución Apostólica “Munificentissimus Deus” (Benevolísimo Dios), con la que el Papa Pío XII proclamó el dogma de la Asunción de María el 1 de noviembre de 1950. A partir de entonces, cada 15 de agosto, celebramos la Solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María.

A lo largo de su historia, la Iglesia Católica ha proclamado cuatro dogmas marianos: María es Madre de Dios (Maternidad Divina), María es siempre Virgen (Virginidad Perpetua), María fue preservada del pecado original (Inmaculada Concepción) y María fue asunta a los cielos (Asunción de María).

Caminando a casa de la mano de María

San Juan Pablo II, al referirse al dogma de la Asunción en 1997, señaló lo siguiente: “En efecto, mientras para los demás hombres la resurrección de los cuerpos tendrá lugar al fin del mundo, para María la glorificación de su cuerpo se anticipó por singular privilegio".

Posteriormente, Benedicto XVI, en 2011, afirmó: "María, el arca de la alianza que está en el santuario del cielo, nos indica con claridad luminosa que estamos en camino hacia nuestra verdadera Casa, la comunión de alegría y de paz con Dios”.

Finalmente, el Papa Francisco en el año 2013, refiriéndose al acto por el que María dejó este mundo pasajero para habitar la Casa del Padre, recordaba que “esto no significa que [Ella] esté lejos, que se separe de nosotros; María, por el contrario, nos acompaña, lucha con nosotros, sostiene a los cristianos en el combate contra las fuerzas del mal”.

Fuente: ACI Prensa


COMENTARIOS

Radio Online
Publicidad