La urgencia de vida o muerte ante la pandemia
2021-02-17 - Locales
OPINIÓN: Ha transcurrido un año,..... Primero fueron noticias, esporádicas, que venían del otro lado del mundo, muy lejanas, sonaban como algo que no tenía nada que ver con nosotros, luego pareció cobrar fuerza.... Los casos fueron tomando proporciones alarmantes, parecía un filme de terror, se viralizaron las imágenes, hasta incluso, se pasaban “fake news” (noticias falsas), aumentando más de lo que realmente estaba pasando, fueron impresionantes. El mundo quedó aterrorizado. Pero ni siquiera eso pareció producir un alerta y una reacción madura de parte incluso de países de primer mundo. El resultado fue arrasador.
La urgencia de vida o muerte ante la pandemia

De miles de muertos en países de primer mundo, en nuestro país  el gobierno había tenido una actitud madura, y sus medidas de prevención fueron acertados  tratando de ganar tiempo, hasta tanto se preparen hospitales y el sistema de salud, un complejo y enorme paquidermo (léase “elefante blanco”). Se tenía el tiempo suficiente, el Parlamento dio condiciones financieras como nunca al Ejecutivo, para que funcione el "aparato de salud" llegado el momento.

No faltaba más. El flamante Ministro, era la estrella del momento, una sapiencia profesional, respondiendo a todos los requerimientos de la prensa. Pero el novel Ministro, tal vez no sabía que el sistema; partido, empresas de licitaciones, organizaciones privadas, directores de salud de todos los hospitales esparcidos en la ancha geografía patria...... Pasarían sus respectivas factura y cobrarían  su "aporte" dado en las  en las últimas elecciones. Y así lo hicieron, pues necesitaban recuperar la inversión...... Y empezaron a fracasar,  primero la venida de insumos chinos que fueron una estafa, más recientemente  nos enteramos del drama del taxista  llorando e implorando atención desesperadamente por no contara ya con recursos económicos para auxiliar a su hermano....... Pero sabemos que no era un drama en particular si no que se trataba de todos y cada uno de los compatriotas que necesitan de atención y medicación en los hospitales públicos.

Pero hasta aquí ninguna novedad,  bien sabemos que este sistema de financiamiento político viene desde muy atrás, de tiempos remotos.

Lo llamativo es que hoy, a un año del inicio de todo esta pandemia,  cada día vemos que va en aumento exponencial el número de contagiados..... Y lo más terrorífico de todo,  que cada día hay más parientes  y amigos más próximos que se enferman y mueren!. Y parece que la prensa ya no lo destaca como tapa de diarios, sería porque ya no es lo que vende.

¿Será que la apatía demostrada por los directores de salud de bajo perfil, o el mismo gobierno es el que no desea alarmar  de tal manera que no se note su pobre desempeño en el sistema de salud que debería estar funcionando a todo vapor, y hoy procura poner paños fríos, temiendo que eso representa  una propaganda negativa cuando se van acercando rápidamente  las próximas elecciones?.

Pero hasta ahí es comprensible, lo que no es comprensible es que nosotros, los ciudadanos comunes, los  de a pié, vayamos entrando en esta naturalización de las muertes, ¿¿¿acaso también nosotros hacemos el juego de la desidia ante esta calamidad?.

¡ No debemos aceptar!. ¡ No debemos permitir !, debemos exigir una salud de calidad, debemos pedir a los gritos en las radios, en las juntas municipales, juntas departamentales, al Ministerio de Salud que cumpla su rol, a ambos directores de salud, de la Región Sanitaria, del Hospital Regional, del Diputado que alardea ser representante del Ejecutivo, del que representa como Partido de la "oposición", de los dos senadores, porque los legisladores nacionales deben prestar cuentas al Departamento del cual son originarios, a los electores, que le dieron un mandato, y no solo rendir cuentas a sus bancadas en Asunción. Señores, la descentralización ha sido creada para el fortalecimiento, autonomía y autarcía  de los gobiernos sub nacionales.

Pagamos impuestos. Pedro Juan Caballero  es Paraguay y tiene pleno derecho a exigir salud de calidad. No nos acostumbremos a la muerte, eso no es Dios, hablemos con nuestros sacerdotes, obispos, hermanos, hermanas religiosas, laicos,  con los pastores, unámonos locutores, dueños de medios radiales, comerciantes, profesores, alumnos, vendedores ambulantes, trabajadores de la construcción, Cámara de Comercio, ASOCUAM, CEDETRA facultades, candidatos a concejales ... Digamos SÍ a la vida. Salgamos de nuestra comodidad antes de estar tendidos en una cama con los médicos metiendo unos tubos en nuestras tranqueas, mientras nuestras faltas de aire nos haga sentir que nos estamos asfixiando...... NOOO despertémonos..... ¡!!!

Ing. Mario Jiménez Medina  



COMENTARIOS

Radio Online